Casi un padre

Hoy se cumplen 83 años del fallecimiento de don Juan Bautista Istilart. Entre los mejores amigos que ha tenido el club Huracán a lo largo de sus 94 años, la figura de Juan Bautista Istilart se destaca excepcionalmente. Le dió al club a poco de ser fundado, en calidad de préstamo, las dos manzanas que aún hoy ocupa la institución. Siempre acompañó el crecimiento del club desde el mismo momento de su nacimiento hasta que lo dejó volar solo el 26 de junio de 1934 cuando fallece. Fue consejero fiel, benefactor, acompañó siempre con su optimismo, su consejo, su firma, su cariño y su regalo.-

Llegó a Argentina, con tan sólo 10 años desde su Francia natal. Su primer trabajo fue en un molino harinero como contable, primero en Dolores y después en Tres Arroyos. Así llegó el joven vasco a la localidad a la que dedicaría el resto de su vida. Muy pronto Istilart vio que lo suyo era la mecánica y se hizo cargo de dos máquinas trilladoras. En 1898 creó un taller de reparación de trilladoras y máquinas a vapor, lo que en definitiva fué la Fábrica Istilart. Fue un inventor nato. En 1915 nació el producto más famoso de la marca Istilart: la cocina económica, que obtuvo un exito rotundo tanto en Argentina como en el extranjero. Después llegarían las estufas y cocinas a gas de kerosene, en líneas familiar e industrial; cocinas eléctricas, a gas y supergás; calefones, estufas a carbón y leña, calderas, radiadores, máquinas de lavar ropa y artículos sanitarios.Juan Bautista Istilart

Llegó a ser uno de los hombres más influyentes de Tres Arroyos.

Istilart ejerció una importante labor en el desarrollo cultural y social de la ciudad. Donó el edificio donde funciona la Biblioteca Pública Sarmiento, entidad con la cual además contribuyó durante toda su vida. Fue asimismo responsable de la construcción del edificio del Hospital Pirovano y del Ejército de Salvación, donde funcionó el Hogar de Niños El Amanecer. Además fue benefactor y fundador de una gran cantidad de instituciones que actualmente son o fueron motores en la vida de la ciudad. Istilart fue fundador de La Previsión Cooperativa de Seguros, de la Chacra Experimental de Barrow, del Banco Comercial de Tres Arroyos, de la Liga de Industria y Comercio (hoy Cámara Económica), de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Tres Arroyos; actuó como vicepresidente de la Comisión Pro Escuela de Artes y Oficios, actualmente Escuela de Educación Técnica Nº 1; fue directivo de la Sociedad Filantrópica Francesa; colaboró permanentemente con la Sociedad Damas de Beneficencia; apoyó fervientemente al desarrollo de la Escuela Nº 5, la cual lleva su nombre; y su casa se convirtió en el Club Municipal. Vivía en calle Suipacha, en la vieja casona que está frente a la portada de nuestro club Huracán. Desde allí observaba las actividades que se desarrollaban en la institución. Los primeros dirigentes le solicitaban constantemente su ayuda, su colaboración. Nunca se fueron de su casa sin una respuesta favorable. Tenía especial devoción por el club pero a su vez quería que se trabaje con seriedad, rectitud y dedicación. El terreno que ocupa Huracan, las dos manzanas eran de su propiedad. Desde el momento que se le solicitó su préstamo, Istilart siempre dijo que trabajen sobre él como si fuese del club, que hagan obras. Él quería ver el progreso de la institución. Los dirigentes se hallaban preocupados ya que el terreno seguía siendo de Istilart que lo daba en préstamo y bajo ningún concepto se lo quería vender al club. Al fallecer, en su testamento legó a nuestra institución las dos manzanas que aún hoy se ocupan. No lo donó antes porque deseaba ver si los dirigentes del club de ese entonces se merecían que les fuese regalado el terreno. Quería ver el trabajo de los mismos, la dedicación. Al comprobar que se estaba trabajando seriamente en Huracán, recién allí tomó la decisión de efectuar el legado. Por todo esto, Juan Bautista Istilart puede ser considerado un poco el padre de nuestro club, no solo por la donación del predio, sino por los permanentes consejos, el apoyo moral y monetario brindado y su constante deseo de supervisar el crecimiento de la institución. Fue como un padre al que se lo requería para buscar un asesoramiento, una idea, una ayuda económica, en fín, todo lo que una persona puede, a lo largo de su vida, recibir de un padre.

Anuncios

Rivales siempre juntos

Los enfrentamientos deportivos y el mote de clásico rival deben ceder ante la evidencia de un comienzo con numerosos puntos en común.-

El 25 de mayo de 1917 un grupo de jóvenes fundó un club, Costa Sud fue el nombre elegido. Ya hacía un tiempo venían transitando juntos la actividad deportiva, que por esos días se limitaba en nuestro Tres Arroyos, prácticamente al fútbol.-

La plaza España era el lugar donde se juntaban a correr detrás de una pelota e intentar hilvanar jugadas que permitan llegar al gol.-

El Hotel Vasconia se ubicaba en Lavalle y Moreno, muy próximo a la citada plaza. Regenteaba el hospedaje, doña Juana Zubiría de Poujol. En su casa se juntaban un grupo de amigos de su hijo Norberto (alias Pichín) algunos de los cuales integraban el equipo de Costa Sud y a su vez, eran dirigentes. Hacia finales de 1922 comenzaron a pergeñar la idea de dejar el oriverde y formar un nuevo club.-

Pasadas las fiestas de fín de año, el día miércoles 3 de enero a las 20:30 hs. en la Biblioteca Sarmiento, se reunieron, previa citación en los diarios La Provincia, La Comuna y La Voz del Pueblo alrededor de treinta personas. Allí resolvieron fundar un club, que se llamaría Club Atlético Huracán.-

El día 15 de abril de 1923, apenas 2 meses del nacimiento de Huracán se enfrentaron en “el field de la calle Piedras” [1] desde las 13 hs. el globo y Costa Sud con sus equipos de segunda categoría.-

Los resquemores entre algunos de los integrantes de cada equipo hicieron que “…la lucha perdió su lucimiento por la violencia empleada a menudo, circunstancias vergonzosas motivadas por los elementos que degeneran su juego ante la impotencia de contrarrestar la acción del contrario, sin advertir que ese recurso los consagra superiores en bestialidad…”[2]

Con el citado partido comenzó la rivalidad que perdura hasta nuestros días, sin perjuicio de lo cual debe considerarse que son instituciones hermanas.-

Norberto Poujol, Egidio Naveyra e Isauro Iglesias fueron fundadores de ambos clubes. El hijo de doña Juana fue presidente del “verdigualda” en 1921 y de Huracán desde su fundación y por espacio de cuatro años.-

Apenas nació el globo, sus integrantes se entrevistaron con don Juan Bautista Istilart y le solicitaron en préstamo las dos manzanas ubicadas entre las calles Suipacha, Mitre, Constituyentes y Falucho. La generosidad y filantropía del más grande dirigente social y empresarial que tuvo Tres Arroyos a lo largo de toda su historia, hizo que a su muerte, Huracán reciba en herencia el lugar que venía ocupando en préstamo. En 1926 Costa Sud logró comprar el campo de deportes que aún hoy ocupa, para lo cual se hizo un pedido de ayuda económica a reconocidos vecinos de la ciudad y fue don Juan Bautista Istilart uno de los mayores aportantes.-

En el año 1928, junto a Estudiantil Porteño y El Nacional, Huracán y Costa Sud, fundaron la entonces llamada Asociación de Fútbol.-

Tiempo después, en 1936 fundaron la Asociación de básquet luego de una reunión llevada a cabo en la Biblioteca Sarmiento.-

Se podrían enumerar decenas, quizás centenas de puntos en común entre ambas instituciones, sin por ello olvidar las “sangrientas” batallas deportivas. En el fútbol en un principio y de la mano del básquet más adelante en el tiempo, se caracterizaron como verdaderos duelos deportivos.-

Los vaivenes de la historia han acercado o alejado a los clubes, pero siempre unidos por el deporte y trabajando para ser cada día un poco mejores.-

Feliz centenario Costa Sud, ojalá siga por años la hermandad y la rivalidad bien entendida.-

[1] Diario La Voz del Pueblo, domingo 15 de abril de 1923

[2] Diario La Provincia, lunes 16 de abril de 1923

Tiempo de cambios

Comparto la editorial que escribí para la edición 160 de La Revista del Club A. Huracán, correspondiente al mes de febrero de 2016.

En pocos días más se convocará a Asamblea de renovación de autoridades y consideración de memoria y balance del último ejercicio.-

El período para el cual fui elegido presidente ha finalizado. Han sido más de dos años al frente de la institución donde se buscó ordenar administrativamente el club y dar apoyo a todos los dep20160219_160808.jpgortes que se practican en Huracán.-

Se logró que cada disciplina tenga su subcomisión lo que ha permitido una mejor organización y mayor participación de socios que han trabajado en pos de su deporte predilecto.-

No es lugar ni momento para realizar balances de gestión pero si oportunidad para convocar, una vez más, a todo aquel socio que quiera colaborar con el club para que se acerque a participar.-

Viendo desde fuera es muy sencillo para opinar y sacar conclusiones, que muchas veces, no son las correctas.-

Es necesario que jóvenes que llevan la camiseta del globo en su corazón se arrimen al club. Las puertas están abiertas para todo aquel que priorice el club por sobre las diferentes disciplinas y por sobre sus intereses personales o familiares.-

Mucha gente ha comenzado a frecuentar el club en razón que sus hijos lo hacen y se han convertido en dirigentes de un determinado deporte. La mayoría de las veces, al terminar la actividad deportiva del hijo, finaliza también la participación del padre. Esa colaboración es interesada y generalmente sin importar lo que le sucede al club.-

Sería más que saludable que se pueda conformar una nueva comisión directiva con socios que quieren al club desde niños y privilegien la institución por sobre cualquier otro interés.-

El futuro de Huracán depende de nosotros, de todos los socios. Se hizo grande de esa forma y continuará por el mismo camino si se logra el compromiso de muchos asociados.-

Planeando el futuro

Comparto la editorial que escribí para la edición 159 de La Revista del Club A. Huracán, correspondiente al mes de enero de 2016.-

El mes de enero suele ser de poca actividad deportiva aunque se utiliza para planear lo que se va a hacer durante el año.-

Como toda entidad deportiva buscamos el éxito en cada competencia pero no es solo el triunfo lo que debemos anhelar.-

El club a través de sus profesores y dirigentes deben complementar la formación como personas de cada niño que concurre a la institución.-

Para ello debemos tener presente al momento de contratar un entrenador no solo su capacidad deportiva sino sus cualidades humanas.-

Teniendo en cuenta lo antedicho, la Comisión Directiva controla y aprueba o no las contrataciones, evaluando en cada caso al profesional propuesto.-

Si se logran éxitos deportivos pero el comportamiento de nuestros jugadores no es el adecuado, como Club estaremos fallando.-

En este tiempo de analizar el futuro en cada una de las actividades deportivas que se practican en nuestra institución es prioritario tener presente la importancia de contar con buenas personas como entrenadores.-

Lamentablemente a lo largo de la existencia de Huracán se han tenido conflictos judiciales con directores técnicos que prefirieron reclamar ante la Justicia lo que se podría haber acordado charla personal mediante.-

Como dirigentes e hinchas del club queremos ganar en todo pero los triunfos no serán completos si existen conflictos interpersonales.-

Huracán siempre ha sido protagonista principal en cada competencia y ello no lo debemos olvidar al momento de planear la próxima temporada.-

“El éxito no se logra al final de un proceso, el éxito no reside en el resultado. El éxito se logra en el momento de la decisión: porque en la decisión es donde se inicia todo”

 

93 aniversario

20160103_202219_Richtone(HDR)

El 3 de enero de 1923 era miércoles. A las 20, 30 hs. se habían citado en la Biblioteca Sarmiento un grupo de jóvenes que tenían una idea en común. Fundar un club. Ese día, hace 93 años nació HURACÁN de la mano de un puñado de hombres que jamás imaginarían la trascendencia que habría de tener su decisión. Norberto Poujol, Julio Naveyra, Federico Sequeira, Daniel Alonso, José Di Giano, Raul Saenz Lopez, Egidio Naveyra, Fernando Escujuri, Jose Araujo, Isauro Iglesias e Ismael del Potro fueron los fundadores. Varios nombres de barajaron hasta decidir cual llevaría el nuevo club. Por mayoría se resolvió Huracán pues en Buenos Aires el último campeón del torneo de fútbol había sido el globo de Parque Patricios. En el acta de fundación, entre otras cuestiones se estableció que “se adoptan como colores del equipo: camiseta blanca, puños y cuellos colorados y un globo a la altura del corazón”. Se resolvió además formar una comisión que seria la encargada de formar dos “cuadros de foot-ball de 2º y 3º división”. Esa primera comisión se la consideró la primera directiva de la institución.
Se podría decir que a los que pasaron y a los que vendrán, el esfuerzo de hoy es un homenaje a los que lucharon antes al servicio de nuestra insignia y a la vez una convocatoria para nuevos esfuerzos a las generaciones que vendrán para seguir tras este Huracán de todas las épocas, que sueña, realiza y anda, recogiendo triunfos, asimilando derrotas, con fe en sus propias fuerzas porque quienes llevan al globo en el corazón lo defienden como a la vida misma.
Feliz cumpleaños HURACAN !!!!

Pensando en el futuro

Comparto la editorial que escribí para la edición 158 de La Revista del Club A. Huracán, correspondiente al mes de diciembre globitosde 2015.

Llega el último mes del año y las competencias deportivas van culminando. Todos dentro del club debemos analizar que hemos hecho por la institución, si estamos satisfechos con los logros obtenidos y que pensamos para el próximo año.-

Los análisis que se puedan hacer obviamente van a ser diferentes puesto que cada uno de los socios tenemos objetivos distintos aunque deberíamos pensar primero en el club en general y no a un deporte en particular.-

Desde la comisión directiva se ha pregonado la unión entre todas las disciplinas buscando una mayor interrelación entre las mismas. No ha sido fácil y los resultados no siempre fueron satisfactorios.-

Trabajar por el club debería ser un placer, no una carga. Los que sentimos a Huracán en el corazón queremos que le vaya bien en todo y para ello desde nuestro lugar aportamos un granito de arena. Lamentablemente no todas son rosas en el diario transitar del club y ello hace que los problemas cansen y en muchos casos provoquen retiros.-

Para trabajar por el club es necesario quererlo mucho y tener las ganas suficientes para luchar día a día por él.-

Sin unión y privilegiando intereses personales por sobre los generales el futuro no será nada bueno.-

Vienen tiempos de replanteos, análisis y recambio de autoridades. Replantear lo hecho mal. Analizar que le hemos dado al club. Buscar gente que se comprometa con la institución toda.-

Considero que el globo voló bien durante el año pero debe hacerlo más alto en el 2016. Depende de todos y cada uno de los socios que ello ocurra.-

Cuando un amigo se va…..

Una de las canciones más recordadas de Alberto Cortez se llama “Cuando un amigo se va”. Su letra puede aplicarse perfectamente a describir la partida de este mundo de Armando Ardenghi, más conocido como Pepe. Nació con la camiseta de Huracán y ni bien su físico se lo permitió estaba jugando al fútbol, al basquet, aprendiendo a nadar. Se destacó como jugador del deporte de los cestos, integrando numerosos equipos campeones, llegando a jugar en primera división en la década del setenta. Partió de la ciudad a estudiar en Bahía Blanca y a su retorno volvió al club. Integró por espacio de 20 años aproximadamente la Comisión Directiva ocupando especialmente el cargo de secretario. Durante los cuatro años que presidí el club entre los años 1998 a 2002, Secretarios2Pepe me acompañó como secretario. Como toda persona que por sus venas corre sangre huracanófila, cada tarea que se le encomendaba la realizaba con empeño y pasión. Integró por años la subcomisión de basquet y en los últimos tiempos se ocupó de la natación. Pepe era de esas personas que son sinónimos de Huracán. Vivía pensando en su club. Cuesta imaginar que no estará cada mañana durante el verano controlando que todo funcione como corresponde en la pileta. Pepe formó una hermosa familia a quien inculcó su pasión por Huracán. El último año tuvo una gran alegría cuando su sobrino, Santiago Alvarez se volvió a calzar nuestra camiseta en la primera división de fútbol y le dedicó numerosos goles. Se fué una persona servicial, educada, apasionada, un muy buen tipo. Seguramente desde el cielo estará mirando todo lo que ocurra en nuestra institución habiéndose reencontrado con su gran amigo Alejandro Seghezzo que falleciera trágicamente en plena juventud. Pepito, Huracán no te olvidará y te recordará por siempre. En lo que esté a mi alcance ayudaré y cuidaré de Jose, Paula, Mariana, Teresa, Santiago y Leandro.

Cuando un amigo se va
queda un espacio vacio,
que no lo puede llenar
la llegada de otro amigo